trauma toracico- enfisema subcutaneo

Esta TAC corresponde a un paciente de 40 años de edad que cayó de una escalera. A la palpación torácica se percibe el típico crujido del enfisema subcutáneo.

El escaneo muestra un amplio neumotorax derecho que colapsa el pulmón del mismo lado, una costilla derecha fracturada y un extenso enfisema subcutáneo. También presenta múltiples fracturas costales y una fractura a nivel de clavícula derecha (no se observa en la imagen).

Enfisema subcutáneo

Es la presencia de aire en el tejido celular subcutáneo. Éste es un hallazgo raro, usualmente relacionado con la introducción de aire hacia los tejidos. También puede ser secundario a la producción de gas por gérmenes, tales como la gangrena gaseosa por C. perfringens.

Neumotórax

Es una colección de aire a nivel torácico que produce el colapso del pulmón. Los signos clínicos de esta patología pueden ser: dolor torácico súbito, disnea, opresión torácica, fatiga, taquicardia o cianosis. A la auscultación se aprecian una disminución de la intensidad de los murmullos vesiculares en la zona afectada. Los exámenes complementarios incluyen: radiografía de tórax y gases en sangre arterial.

Hemotorax

La etiología más común es el trauma torácico. Otras causas incluyen: cáncer, defectos en la coagulación, cirugías torácicas e infarto pulmonar. En un trauma torácico, una costilla puede lacerar el tejido pulmonar o una arteria.

Fracturas costales

Las fracturas costales son la complicación más frecuente en el trauma torácico. Las costillas usualmente involucradas son de la quinta a la novena. Las fracturas de las primeras tres costillas no son frecuentes y están asociadas a lesión de la arteria subclavia. Las fracturas de las costillas inferiores están vinculadas a lesiones hepáticas y esplénicas. La mayoría de las fracturas costales son benignas y se tratan de manera conservadora.

Fuente: Radiology Picture of the Day

Referencia: McMillan, J. Types of Chest Trauma.
Crédito de la imagen: Fernando Leite